lunes, 13 de septiembre de 2010

Robots sensibles

A primera vista uno puede pensar que para la piel de un robot basta una chapa o cualquier tejido que recubra las piezas de la máquina. No es así. Es conveniente que un robot avanzado, al menos para determinadas aplicaciones, tenga una piel sensible al tacto, a la presión, flexible.... como la piel humana. Ali Javey, profesor de ingeniería electrónica de la Universidad de California en Berkeley, y su equipo han dado un gran paso adelante en este camino. Ellos han desarrollado un material electrónico sensible a la presión que denominan e-piel (e-skin) y que puede ser útil para lograr que un robot adapte la cantidad de fuerza necesaria a la hora de agarrar o manipular diferentes objetos.

Fuente El Pais
Publicar un comentario