jueves, 2 de diciembre de 2010

Darwin y el Creacionismo

Desde su aparición, la teoría darwinista ha desencadenado una gran polémica por poner en duda muchas de las tesis de las religiones. En la época de Darwin, estaba en boga la teoría creacionista, y aun hoy en día son muchas las personas que creen en un origen divino del ser humano, en vez de la teoría de Darwin de la evolución de las especies. Personalmente me considero seguidor de este ultimo porque veo por todas partes en la Naturaleza similitudes entre nosotros y el resto de seres vivos, que son mas fáciles de entender si consideramos un origen común de las especies.

Pero mas dura ha sido la idea, extendida a mediados del siglo pasado, de que la teoría evolutiva estaba en el origen del nacismo y de su radicalismo. Puede entenderse que Hitler pudiera apoyarse en la idea de la supervivencia del mas apto para justificar sus argumentos, pero eso no significa que la teoría evolutiva diga lo mismo que lo que proclama el nacismo. En este articulo se pone de manifiesto cómo las ideas xenofobas que proclamaba el nacismo también se manifestaron en otra serie de movimientos dentro de comunidades religiosas que defendían el creacionismo, y que por tanto la raíz de la xenofobia no hay que buscarla ni en una ni en otra sino que tiene orígenes mucho mas complejos.

La idea me parece muy interesante, y desmonta la creencia de que el evolucionismo promueve la xenofobia. Sin ir mas lejos, los Estados Unidos, en plenos años cincuenta, practicaba el racismo en muchas variantes, sobre todo con los individuos de raza negra. Tuvo que ser la valentía de una mujer, Rosa Parks, hace ahora 55 años, y  la visión de alguien como Martin Luther King, quienes poco a poco pudieran ir cambiando una situación que no se alejaba tanto de la segregación que unos pocos años antes llevaron a cabo los alemanes. La única diferencia es que en Estados Unidos no se llego a cometer la masacre que supuso el Holocausto en Europa. Pero independientemente de todo esto, lo que esta claro es que el racismo, la segregación racial es un tema muy complejo que no se puede sustentar exclusivamente en raíces científicas o en creencias religiosas. Hay en ello todo un desarrollo sociológico que cuesta mucho clarificar.

Y para terminar dejo un enlace a un juego bastante curioso, y que hará las delicias de cualquier evolucionista. Se llama Phylo y consiste en un juego que, a la vez que divierte contribuye a resolver problemas de genómica comparativa. En este articulo se explica un poco cómo funciona, y en la pagina web de Phylo existe un tutorial que puede ayudar a comprender como se juega. Aunque está en ingles, con un poco de paciencia se puede conseguir aprender a jugar.

Phylo
Publicar un comentario