viernes, 3 de diciembre de 2010

Descubierta una bacteria que vive con arsénico

Ayer la comunidad científica tenia una cita obligada a las 20:00. La NASA pretendía anunciar un hecho científico que, según decían, seria un hito en la investigación astrobiologica. Todo el mundo se puso a especular sobre en qué consistiría tal anuncio, e incluso se propuso si no seria algo relacionado con el hallazgo de vida extraterrestre. Finalmente no ha sido así, aunque la forma de vida que han encontrado nos acerca un poco más al conocimiento de la vida, a su capacidad de adaptación, y hace aumentar las posibilidades de encontrar vida no terrestre en un futuro. En el lago Mono de California, en Estados Unidos, se ha hallado un extremofilo (un tipo de bacteria adaptada a ambientes extremos) que es capaz de vivir en un ambiente con un alto grado de arsénico, e incluso por lo que parece utilizarlo para sus mecanismos metabólicos. Es posible que también pueda incorporarlo a su propio ADN, en vez del fosfato que comúnmente utiliza el resto de seres vivos. El arsénico es un elemento muy parecido químicamente al fósforo, y su derivado, el arseniato, puede usarse perfectamente de la misma manera que se usa el fosfato. El problema es que es muy inestable, como se explica aquí de una forma muy clara.

Encontrar así un ser vivo adaptado a vivir con arsénico puede tener muchas aplicaciones, como por ejemplo limpiar de dicho elemento, toxico para nosotros, una zona contaminada. Pero mas importante, como se explica en el articulo citado, son las preguntas que plantea. La mas apasionante de las cuales, a mi entender, es la posibilidad que abre de que puedan existir seres vivos en condiciones extremas que nunca antes pudiéramos haber imaginado. Se abren grandemente los entornos extraplanetarios a considerar. E incluso me atrevo a decir que esto no es mas que un aviso de hasta qué punto la vida puede encontrarse en formas muy diferentes a las que estamos acostumbrados. Me viene a la memoria un capitulo de la excelente serie Cosmos de Carl Sagan, en el que especulaban con la posibilidad de existencia de seres vivos en la atmósfera jupiterina. En dicho capitulo se hablaba de esa posibilidad como una muestra de que todo es posible, y a la vista de los últimos descubrimientos, esto se corrobora. Como leí en uno de los comentarios a propósito, a Carl Sagan le hubiera encantado leer esta noticia.

Pero tampoco es cuestión de lanzarse a hacer especulaciones demasiado disparatadas, o que no estén basadas en el hecho científico. Sin ir mas lejos, este descubrimiento, por lo que he podido leer, aun solo se ha realizado en un ambiente controlado de laboratorio, en el que se les sometió a las bacterias a distintos ambientes con mas o menos arsénico, y sin fósforo. Así, se descubrió que su nivel de crecimiento disminuía con la presencia de arsénico, pero no tanto como disminuiría si no existiese ni arsénico ni fósforo. Es decir, que de alguna forma utilizaban el propio arsénico para multiplicarse.

Sin duda, nos encontramos ante un descubrimiento muy interesante y que puede abrirnos los ojos a nuevas vías de conocimiento y a nuevas formas de entender la vida, sea en la Tierra o fuera de ella.
Publicar un comentario