jueves, 9 de diciembre de 2010

Descubierto un planeta con posible núcleo de Carbono

Aunque no es un descubrimiento tan impactante como el de el hallazgo de un exoplaneta con características similares al terrestre, sin embargo el que publica la revista Nature también es muy interesante. Se ha hallado un planeta gigante gaseoso cuya estructura se cree puede tener una cantidad inusualmente elevada de carbono, muy superior a la de cualquier planeta del Sistema Solar, o descubierto hasta ahora fuera de nuestro Sistema. En concreto presenta una proporción Carbono-Oxigeno que esta entre 0.8 y 1, o incluso superior a 1 (lo cual querría decir que tiene más Carbono que Oxigeno).

Espectro de la atmósfera de WASP-12b
Este planeta es de los denominados Jupiteres calientes, se llama WASP-12b y tiene un tamaño de 1.4 veces la masa de Júpiter. Se encuentra a unos 3.5 millones de kilómetros de su estrella, que comparado con nuestra distancia al Sol (unos 150 millones de kilómetros) supone que esta muy cerca de ella y que por tanto sufre grandes influencias gravitatorias, pudiendo su temperatura superficial superar los 2200 grados centigrados.

Sin embargo, como se dice en este articulo no se puede considerar este planeta como un Mundo de Carbono porque al ser un gigante gaseoso sus elementos mas abundantes no son el Carbono sino el Hidrógeno y el Helio, así como grandes cantidades de Metano, Monoxido de Carbono y Agua. Lo que sí indica este descubrimiento es que su núcleo puede estar compuesto en su mayor parte de Carbono, algo novedoso en los conceptos de formación planetaria. Podría indicar un mecanismo de formación planetaria desconocido hasta la fecha. Se especula con las posibilidades que abrirían la existencia de estos mundos carboníferos como posibles almacenes de grandes cantidades de grafito y de diamante. Pero eso, al menos por ahora, entra dentro de la ciencia ficción, así como las posibilidades de sacarle rendimiento a esas posibles minas extraterrestres. Lo importante de este descubrimiento por el momento es que abre un nuevo abanico de posibilidades de formación planetaria,  y nos ayuda a especular sobre posibles mundos extraterrestres, y sobre la posibilidad de existencia de vida en esos mundos. Sin lugar a dudas, las civilizaciones que viviesen en ellos no tendrían al diamante como un metal caro y difícil de encontrar.
Publicar un comentario