domingo, 19 de diciembre de 2010

El alcalde de Zalamea

Cuando voy a ver una obra de teatro del Siglo de Oro español, siempre me recorre la sensación de que no voy a ser capaz de comprenderla, de que mi limitada capacidad, unida a una forma de pensar de otra época, me harán no comprender lo que estoy viendo. Pero nada mas lejos de la realidad cuando se trata de una obra de los grandes creadores de teatro del Siglo de Oro, y más teniendo en cuenta que lo que fui a ver fue una obra del gran Calderón de la Barca. Desde hace unos meses, y hasta el 19 de Enero, la Compañía Nacional de Teatro Clásico esta representando en el Teatro Pavón de Madrid la obra El Alcalde de Zalamea, en la versión de Calderón. Porque hay dos versiones, siendo la otra de Lope de Vega. El argumento esta basado en hechos reales y cuenta la llegada de unos soldados al pueblo de Zalamea, donde por ley los lugareños tienen que darles hospedaje y comida. Las cosas se complican cuando uno de los soldados, un capitán, se enamora de una labradora hija de Pedro Crespo, un terrateniente del lugar. Los acontecimientos se iran agravando, pasando de una comedia inocente y divertida a una tragedia bastante intensa, y terminando con el típico Deus Ex Machina que da conclusión a la obra y resuelve, de una manera original, la trama.

Con las obras del clásico español pasa siempre lo mismo. Cuesta entender un lenguaje de hace cuatrocientos o quinientos años, y tienes la sensación de que te estas perdiendo detalles importantes de la obra, pero cuando terminas de verla tienes la placentera sensación de que no ha sido así, de que has entendido con gravedad y en su totalidad la fuerza de la trama. Y es que gracias al arte de estos grandes "pintores de la interpretación" podemos dejarnos llevar en la confianza de que nos llevaran finalmente a buen puerto. Yo me quede con muchas ganas de volver a ver la obra, y es posible que me la lea si encuentro oportunidad y tiempo. Pero no hay que escatimar el esfuerzo llevado a cabo por la compañía de teatro, una compañía ya veterana y en la que siempre confió para poder disfrutar de un clásico del teatro. Esta especializada en representar obras del repertorio clásico, y siempre lo hace con una fidelidad al original que es muy de agradecer. Dirigida por Eduardo Vasco y protagonizada por el actor Joaquín Notario, como digo la obra se representara hasta el día 19 del mes que viene en la sede temporal de la compañía, en el Teatro Pavón de Madrid. Pero para los que sean de España y les interese verla, es muy posible que posteriormente se vaya de gira la compañía por el país, para representar la obra en diversos festivales, como hace todos los años.


Por mi parte, debo reconocer que cada vez me gusta más el teatro de Calderón de la Barca. Es un teatro que te transporta con facilidad y que poco a poco te va metiendo en el argumento, a la vez que tiene unas frases muy bellas y unas escenas muy cargadas de lirismo y fuerza interpretativa.

Critica de la obra
Publicar un comentario