miércoles, 12 de enero de 2011

España llega a Marte

Imagen del rover con un detalle de la estación española
Hoy por hoy son pocos los países que pueden permitirse realizar viajes espaciales a otros planetas, aunque sea a uno tan cercano como Marte. Pero sí es posible que países con menos recursos puedan realizar colaboraciones aportando diversos experimentos para realizar in situ, o componentes para llevar  a cabo estudios sobre el terreno. Hasta ahora España no había pisado la superficie marciana a través de este tipo de colaboraciones. Hasta ahora. Porque en la próxima misión a Marte de la NASA, llamada Mars Science Laboratory, uno de los componentes que van a ser enviados es totalmente español. Se trata de una pequeña estación meteorológica que se dedicara a hacer estudios del clima de Marte, con controles de cinco minutos de duracion cada hora, con el objetivo de suministrar datos que permitan realizar futuras misiones tripuladas al planeta rojo.

La estación meteorológica se llama MERS (siglas en ingles de Monitorizacion Medioambiental del Rover) y ha sido realizado por un equipo de cuarenta científicos del Centro de Astrobiologia (CAB). Hasta ahora tan solo las sondas Viking habían realizado estudios meteorológicos, pero de una forma muy puntual. Aparte, por supuesto, se han realizado estudios del clima a través de sondas en órbita alrededor de Marte, pero nunca antes sobre la superficie marciana con esta profundidad. Independientemente de la trascendencia del experimento, supone un hito en la historia de la astronautica española, ya que por primera vez un instrumento fabricado en nuestras tierras llega a tan lejano lugar. Es para estar orgullosos. Sera en otoño cuando podremos empezar a observar los primeros resultados.

Nuevo planeta extrasolar similar a la Tierra

Hace unos meses se anuncio el descubrimiento de un planeta extrasolar muy parecido a la Tierra, Gliese 581g. En este caso hablábamos de una masa de entre 3,1 y 4,3 veces la terrestre y de un radio de 1,3 a 2 veces. Ahora la sonda Kepler de la NASA ha descubierto uno más pequeño todavía, tan solo 1,4 veces mas grande que la Tierra, y al que se ha bautizado como Kepler-10b. A pesar de todo, el planeta es inhabitable ya que se encuentra a una distancia de su estrella veinte veces menor que la distancia a la que se encuentra Mercurio de nuestro Sol.

El descubrimiento es muy importante, porque nos indica que estamos en el camino correcto para descubrir en el futuro planetas con tamaño similar al nuestro. Lo único que hace falta es que estén dentro de la llamada Zona de Habitabilidad, que en el caso de nuestra estrella se encuentra a una distancia mínima de Venus y máxima de Marte.

jueves, 6 de enero de 2011

Se confirma que en Marte hay materia orgánica

Imagen de la sonda Phoenix, de misión en Marte
Hace treinta años la sonda Viking, de misión en Marte, llevo a cabo una serie de experimentos para tratar de demostrar la existencia de vida en el planeta marciano. Era su misión principal, y del resultado de estos experimentos podía decidirse la continuidad de los viajes espaciales a este lejano planeta. Pero los resultados no fueron concluyentes y demostraron que, sin embargo, los compuestos obtenidos habían sido producidos como resultado de la contaminación de la propia sonda. Por tanto, se abandono la búsqueda de vida marciana y en parte se bajo la guardia respecto a las posibilidades de encontrarla. Pero ahora, treinta años después, se ha descubierto, a través de descubrimientos de la sonda Phoenix de misión en Marte y de  experimentos realizados en el desierto de Atacama,  que el posible material orgánico encontrado en Marte era realmente marciano y no un resultado de la contaminación de la propia sonda.

Este descubrimiento es muy importante, aunque no se deduce de ello la existencia de vida en Marte en el presente o en el pasado. Pero sí es un indicio que puede querer decir que hay o hubo actividad vital en Marte. En concreto, lo que encontró la Viking hace treinta años fueron compuestos orgánicos de clorometano y diclorometano, pero como digo la naturaleza del experimento realizado no permitía dilucidar si estos compuestos provenían realmente del suelo marciano o habían sido traídos hasta allí, procedentes de la Tierra, por la propia sonda. En 2008, sin embargo, la sonda Phoenix, que también fue la responsable del hallazgo de agua marciana, encontró perclorato en el suelo marciano, que es la pieza clave para deducir que allí se produce combustión de material orgánico. Por lo tanto, lo que se descubrió con la Viking era realmente marciano.

Posteriormente, en el desierto de Atacama, se ha realizado un experimento que confirma este descubrimiento. Este desierto es el lugar de la Tierra mas parecido al ambiente marciano y en él se ha descubierto que haciendo los mismos experimentos que realizó en su día la Viking se obtienen los mismos productos orgánicos, es decir clorometano y diclorometano.

La propia NASA ha afirmado que si hace treinta años hubieran llegado a las conclusiones a las que han llegado ahora no hubieran congelado las misiones a Marte, y por tanto quizá ahora ya hubiésemos encontrado vida en el planeta. Pero como quien dice nunca es tarde si la dicha es buena, y la NASA ya esta preparándose para lanzar misiones con destino a Marte dispuestas a estudiar con mas ahínco la presencia de materia orgánica en el suelo marciano. En noviembre próximo esta previsto que el róver Curiosity lleve consigo a Marte un analizador especifico para buscar trazas de material orgánico en el planeta. No es una demostración fehaciente de la existencia de vida en Marte, pero ya es un primer paso.

Con la cancelación de las misiones a la Luna por parte de Estados Unidos, quizá seria una buena idea centrar nuestras expectativas en la búsqueda de vida marciana. Aunque no todo en la exploración espacial es la NASA. Europa, Rusia y la creciente China también están pujando por obtener su sitio. Y más concretamente China, que tiene un gran futuro.

lunes, 3 de enero de 2011

Pero ¿llegamos a la Luna?

En 1969 se produjo uno de los mayores hitos de la historia moderna de la humanidad, al culminar la carrera espacial con la llegada del hombre a la Luna. La competencia que había existido hasta entonces entre la URSS y EEUU dio paso a una carrera frenética por ver quien era el primero en llegar a nuestro satélite. Hasta ese momento era la URSS la que llevaba la voz cantante en cuanto a la carrera espacial, pero este hito, la llegada de los estadounidenses a la Luna, marco un punto de inflexión. Desde ese momento los soviéticos irían a remolque, sorprendidos por la hazaña lunar estadounidense. Sin embargo, este viaje a la Luna apenas duro tres años, ya que desde 1972 el hombre no ha vuelto. Pero eso no resta un ápice a la importancia de haber hollado con nuestros pies por primera vez otro planeta, aunque sea nuestro satélite.

Cinco años después de la llegada del hombre a la Luna, se publico un libro que ponía en duda que alguna vez hubiéramos llegado, con el argumento de que en las fotografías que se recibieron del evento no se vislumbraba una sola estrella. El autor de este libro aducía que todo fue un montaje hecho en un estudio para dar la sensación de que efectivamente habíamos llegado a la Luna. Según han ido pasando los años se han añadido otros argumentos y el escepticismo ha ido en aumento. Hoy en día, si haces una encuesta existen tantas personas que afirman que hemos llegado a la Luna como las que dicen lo contrario. Pero ¿que hay de verdad y de mentira en esto? ¿Hasta qué punto podemos ser escépticos y hasta cuanto dejarnos llevar por teorías conspiratorias sin fundamento?

Para tratar de aportar algo de luz a todo esto los autores Luis Alfonso Gamez y Jose Antonio Perez, de la web Amazings, han creado un documental, emitido en el canal vasco ETB, que pone en duda todas las aportaciones hechas desde 1969 al escepticismo de la llegada del hombre a la Luna. Una por una, van desgranando las razones científicas por las que podemos eliminar las dudas existentes al respecto. Porque la duda, en ciencia, es esencial, pero las teorías conspiratorias sin fundamento no hacen mas que alimentar la rumorologia. Como se dice en el documental, yo se que existe Nueva York sin haber estado nunca allí. En definitiva, se trata de saber "dudar con fundamento". Aquí dejo el documental:



Los treinta y ocho minutos justos dan para mucho y explica de una forma desenfadada y muy clara las razones por las que efectivamente fuimos a la Luna. Yo no tengo ninguna duda al respecto, a pesar de que nunca he estado en la Luna y que  ni siquiera nací cuando se llego allí. Pero también se que se ha descubierto América, y nunca he estado en ella. Simplemente hay pruebas mas que evidentes de su existencia, y sobre todo faltan razones para creer que alguien ideara tamaña falacia.