lunes, 3 de enero de 2011

Pero ¿llegamos a la Luna?

En 1969 se produjo uno de los mayores hitos de la historia moderna de la humanidad, al culminar la carrera espacial con la llegada del hombre a la Luna. La competencia que había existido hasta entonces entre la URSS y EEUU dio paso a una carrera frenética por ver quien era el primero en llegar a nuestro satélite. Hasta ese momento era la URSS la que llevaba la voz cantante en cuanto a la carrera espacial, pero este hito, la llegada de los estadounidenses a la Luna, marco un punto de inflexión. Desde ese momento los soviéticos irían a remolque, sorprendidos por la hazaña lunar estadounidense. Sin embargo, este viaje a la Luna apenas duro tres años, ya que desde 1972 el hombre no ha vuelto. Pero eso no resta un ápice a la importancia de haber hollado con nuestros pies por primera vez otro planeta, aunque sea nuestro satélite.

Cinco años después de la llegada del hombre a la Luna, se publico un libro que ponía en duda que alguna vez hubiéramos llegado, con el argumento de que en las fotografías que se recibieron del evento no se vislumbraba una sola estrella. El autor de este libro aducía que todo fue un montaje hecho en un estudio para dar la sensación de que efectivamente habíamos llegado a la Luna. Según han ido pasando los años se han añadido otros argumentos y el escepticismo ha ido en aumento. Hoy en día, si haces una encuesta existen tantas personas que afirman que hemos llegado a la Luna como las que dicen lo contrario. Pero ¿que hay de verdad y de mentira en esto? ¿Hasta qué punto podemos ser escépticos y hasta cuanto dejarnos llevar por teorías conspiratorias sin fundamento?

Para tratar de aportar algo de luz a todo esto los autores Luis Alfonso Gamez y Jose Antonio Perez, de la web Amazings, han creado un documental, emitido en el canal vasco ETB, que pone en duda todas las aportaciones hechas desde 1969 al escepticismo de la llegada del hombre a la Luna. Una por una, van desgranando las razones científicas por las que podemos eliminar las dudas existentes al respecto. Porque la duda, en ciencia, es esencial, pero las teorías conspiratorias sin fundamento no hacen mas que alimentar la rumorologia. Como se dice en el documental, yo se que existe Nueva York sin haber estado nunca allí. En definitiva, se trata de saber "dudar con fundamento". Aquí dejo el documental:



Los treinta y ocho minutos justos dan para mucho y explica de una forma desenfadada y muy clara las razones por las que efectivamente fuimos a la Luna. Yo no tengo ninguna duda al respecto, a pesar de que nunca he estado en la Luna y que  ni siquiera nací cuando se llego allí. Pero también se que se ha descubierto América, y nunca he estado en ella. Simplemente hay pruebas mas que evidentes de su existencia, y sobre todo faltan razones para creer que alguien ideara tamaña falacia.
Publicar un comentario