domingo, 25 de septiembre de 2011

El descubrimiento de neutrinos superlumínicos caldea la red

Imagen del experimento. Fuente: Cuentos Cuánticos
El impacto de la noticia de que se han detectado mediciones de velocidades de neutrinos que parecen contradecir la teoría de la Relatividad de Albert Einstein ha calentado la red y los medios de comunicación tradicionales, hasta el punto de que se le ha dado un tono sensacionalista y hasta cierto punto alejado de la verdad. Se presupone que es toda la teoría de la Relatividad la que se podría venir abajo, anunciando una verdadera revolución en la Física. Incluso, páginas religiosas se han aprestado a utilizar este anuncio como una prueba de que la ciencia está equivocada.

La realidad es que lo que se ha anunciado desde la web del CERN no es más que el anuncio de unos resultados experimentales que en principio contradicen ciertas teorías contrastadas y verificadas por un siglo de avances científicos. No hay que olvidar que la Ciencia funciona continuamente contrastando sus avances y poniéndolos en duda si es necesario. Como se dice en este artículo, puede ser que este descubrimiento suponga una redefinición de algunos de los conceptos científicos de la física relativista, pero en ningún caso supone la revolución que anuncian en algunos medios. Y desde luego no la ruina de la Ciencia tal y como la conocemos.

Ahora lo que toca es contrastar el hecho descubierto, llevar a cabo multitud de experimentos en diferentes condiciones y comprobar que sigue presentándose. Y si es así, aceptarlo y modificar nuestros conocimientos para seguir avanzando. Así es como funciona la Ciencia.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Observan neutrinos más veloces que la luz


Uno de los límites más conocidos del mundo físico es ese de que nada puede ir más rápido que la velocidad de la luz: 299.792.458 metros por segundo (aprox. 300.000 km/s). Einstein lo formuló dentro de la Teoría Especial de la Relatividad allá por 1905 con su famosa pero poco comprendida ecuación E = mc2. Nada había roto esa certeza hasta que científicos italianoscronometraron neutrinos más rápidos que la luz.
Como parte del proyecto OPERA (Oscillation Project with Emulsion-tRacking Apparatus), el experimento se llevó a cabo a 11.400 metros bajo el suelo en el Laboratorio Nacional Gran Sasso en Italia, donde recibieron un rayo de neutrinos llegado del CERN. El haz viajó 732 kilómetors desde Ginebra, Suiza, donde se ubica en CERN, hasta el Gran Sasso, 60 nanosegundos más rápido de lo que la velocidad de la luz lo permite. Esto mismo se repitió durante meses, más de 16.000 veces, pero no encontraron fallos. Los resultados acompañados de un artículo en ArXiv.org serán presentados mañana en el CERN.
Por supuesto, la posición del CERN y de toda la comunidad científica, es de cautela:
El sentir de la mayoría es que eso no puede estar bien, que no puede ser real… [Los científicos] están invitando a toda la comunidad a mirar sus resultados y llevar a cabo un escrutinio con el máximo detalle, quizá también para que sean reproducidos en otras partes del mundo.
De hecho, investigadores de otros laboratorios prestigiados como el Fermilab, comenzarán a trabajar de inmediato puesto que cuentan con la infraestructura necesaria. Ellos dicen estar enshock con los resultados.
El Dr. Ereditato, de OPERA, agrega
Mi sueño sería que un experimento independiente encontrara lo mismo, entonces me sentiría aliviado… No estamos afirmando cosas, sólo queremos ayuda de la comunidad para entender ese resultado sin sentido, porque no tiene sentido.
Los neutrinos son algunas de las particulas subatómicas más esquivas. Justo ahora, mientras lees estas palabras, miles de millones atraviesan tu cuerpo y todo lo que existe alrededor, como si de un fantasma se trataran. Solo bajo condiciones especiales, a miles de metros bajo la tierra, es que pueden ser atrapados. Pauli los postuló en los años 30 y pasaron veinte más hasta que fue corroborada su existencia.
De comprobarse los resultados, o dicho de otra manera, si los científicos están de acuerdo, la Física moderna entraría en un nuevo punto de inflexión que le obligue a repensar sus fundamentos, resultados, teorías, todo.
Texto extraído de ALT1040. Autor: Alan Lazalde

Escáner cerebral muestra lo que estás viendo


El neurólogo Jack Gallant, de la Universidad de Berkeley, ha diseñado una máquina capaz de reconstruir las experiencias visuales que tiene una persona. El aparato funciona a partir de los datos proporcionados por un escáner de “resonancia magnética funcional” (o fMRI, por functional Magnetic Resonance Imaging), un procedimiento que permite mostrar en imágenes las regiones cerebrales que ejecutan una tarea determinada mediante un resonador similar al utilizado para los exámenes de diagnóstico, pero con modificaciones especiales en el software y el hardware. Las resonancias IRMf no requieren de la aplicación de inyecciones de substancia alguna y se basa en la llamada “vasodilatación cerebral local”. Se sabe que en la zona del cerebro que se está ejecutando una determinada tarea se produce una dilatación de los microscópicos vasos arteriales y venosos. Esta situación permite un mayor aporte de oxígeno a la zona a la vez que se produce una  disminución en la cantidad relativa de desoxihemoglobina, la molécula resultante de la hemoglobina que ha cedido su oxigeno a los tejidos. Esta molécula se comporta como si fuese un imán microscópico y el IRMf aprovecha esos cambios para crear imágenes de la actividad cerebral.

La imagen reconstruida no es perfecta.
El equipo de Gallant ha creado una máquina capaz de reconstruir las imágenes que las personas están viendo a partir de los datos proporcionados por el IRMf. Dado que el sistema puede funcionar de forma continua, un observador puede “acceder” a un video tomado directamente de la mente de una persona que refleja lo que está viendo en tiempo real. Suena a ciencia ficción, y realmente lo es, a pesar de que las imágenes obtenidas no son idénticas a las que ven sus ojos. Estrictamente hablando, “leer el pensamiento de una persona” es algo que todavía no somos capaces de hacer, pero como harás notado en el vídeo que acompaña este texto lo que ha logrado el equipo de la Universidad de Berkeley es realmente asombroso y constituye un enorme paso en esa dirección. 
 La máquina pudo reproducir las imágenes que estaban viendo.La máquina pudo reproducir las imágenes que estaban viendo.
Para comprobar el funcionamiento de su máquina funciona Gallant realizó varias pruebas. Instaló el escáner cerebral en la cabeza de una serie de voluntarios, y luego les mostró una serie de vídeos de YouTube elegidos al azar. La máquina, luego de analizar las señales cerebrales obtenidas de cada uno de los voluntarios pudo reproducir las imágenes que estaban viendo. No sabemos cual será el próximo paso, pero todo parece indicar que leer el pensamiento de una persona puede ser posible. Y probablemente ocurra pronto.

Texto extraído de NeoTeo. Autor: Ariel Palazzesi

Laicismo y búsqueda de la verdad



Aunque el tiempo, que tantas cosas borra, vaya pasando, no es conveniente dejar de reflexionar sobre la Jornada Mundial de la Juventud que tuvo lugar en Madrid el pasado mes de agosto. El que cientos de miles de jóvenes se reuniesen respondiendo a una llamada institucional constituye un acontecimiento que se debe analizar.
No es mi intención en este artículo tratar de cuestiones tan antiguas como la propia historia de la humanidad. Cuestiones como el significado de reuniones multitudinarias. Acontecimientos similares han sido frecuentes en el pasado, bajo banderas o ideologías muy diferentes, y no hace falta ser un experto en la naturaleza de la condición humana para saber lo atractivo que es para muchos formar parte de un grupo, cuanto más numeroso mejor; afirmarse en una serie de ideas no a través del análisis y la reflexión individual, sino de la experiencia y emociones que proporcionan el sentir que otros creen lo mismo.
Tampoco merece la pena resaltar las razones vaticanas para elegir, de nuevo, España, país al que se considera clave en la lucha contra el laicismo. Como tantas otras veces, las actuaciones del Vaticano no son ajenas a motivaciones de índole geopolítica. Igualmente trivial es comprender que si alguien desea ganar el futuro, hará bien en tratar de influir en la juventud.
De lo que sí quiero tratar es de algunas de las proclamas de que fueron testigos esos jóvenes en Madrid y que los medios de comunicación publicitaron urbi et orbi, cabría muy propiamente decir (de manera particularmente generosa en España).
Una de tales proclamas, manifestada de manera implícita o explícita, que ha acompañado siempre a la religión católica (también, por supuesto, a otras confesiones), es la de que el mejor camino hacia la Verdad, el único, de hecho, cuando se trata de la Gran Verdad -la explicación de Todo, incluida la razón y sentido de la vida- es a través de la Revelación, transmitida a través de, en este caso, la Biblia, cuya custodia e interpretación tiene como máximo responsable al Papa de Roma, al que se le supone -al menos a partir de un cierto momento de la historia del catolicismo- infalibilidad.
"Hay muchos que, creyéndose dioses", manifestó Benedicto XVI en Madrid, "piensan no tener necesidad de más raíces ni cimientos que ellos mismos. Desearían decidir por sí solos qué es verdad o no, lo que es bueno o es malo, lo justo o lo injusto".
Son muchas, y muy diferentes, en un auténtico totum revolutum, las cuestiones que se tratan en la cita anterior. No hay que confundir la búsqueda de la verdad con decidir qué es bueno o malo, justo o injusto. La verdad es independiente de nuestros deseos o intereses; la bondad, la maldad y la justicia, no. Si se trata de decidir lo que es verdad o no, el único procedimiento contrastado es el de la ciencia. De ahí que sea legítimo entender que cuando Joseph Ratzinger hablaba de "aquellos que creyéndose dioses", se refería a los científicos. Una interpretación que se ve favorecida por otra de sus manifestaciones, en la que criticaba una "educación utilitarista que solo busca profesionales eficaces", poniendo como ejemplos desde "los abusos de una ciencia sin límites" hasta el "totalitarismo político" (resulta curioso que hablen de totalitarismo aquellos que pretenden imponer sus creencias al conjunto de la sociedad, participe esta o no de tales creencias).
La ciencia, habría que recordar, no puede tener límites, porque su objeto es la naturaleza y esta es lo que es, y no podemos mutilar una parte pensando que el resto es independiente. El mundo es una unidad y las ciencias que lo estudian constituyen un sistema interdependiente, interdisciplinar. Otra cosa es, por supuesto, lo que se pueda hacer con los conocimientos extraídos de la investigación científica, o el que para obtener tales conocimientos hubiese que emplear procedimientos que una sociedad democrática quiera rechazar. La ciencia, que de tantos mitos nos ha librado, no se debe convertir ella misma en un nuevo Dios que nos dicte sus normas. Ni los científicos en nuevos sacerdotes, transmisores de un saber impersonal.
En el anterior punto entramos en el que acaso sea nudo gordiano de todo el asunto. Si hay límites, deben ser los que imponga una sociedad democrática, no los supuestos intérpretes de unas "verdades divinas" que jamás han pasado la prueba de la comprobación y la predicción. Sin capacidad de predecir no podemos distinguir entre lo falso y lo cierto.
No es difícil comprender el origen de las religiones, la necesidad psicológica de creer en un destino más allá de la muerte, en no perder para siempre a nuestros seres amados. Sin embargo, y aunque sea duro de aceptar, es evidente que no existe ningún motivo para que exista aquello que postulamos para satisfacer una inquietud emocional. Ni que para explicar el origen de algo sea aceptable postular un ente, un Dios, cuyo origen tampoco se puede explicar.
"Creo", escribió Bertrand Russell en 1925, "que cuando muera me pudriré, y nada de mi yo sobrevivirá. No soy joven y amo la vida. Pero despreciaría temblar de terror por el pensamiento de la aniquilación. Sin embargo, la felicidad no es menos verdadera porque pueda venir y marcharse, ni el pensamiento y el amor pierden su valor porque no sean eternos. Incluso aunque al principio las ventanas abiertas de la ciencia nos hagan estremecer de frío en el calor de los mitos humanos tradicionales, al final el aire fresco nos da vigor, y los grandes espacios son esplendorosos por derecho propio".
La ciencia, efectivamente, nos da si no vigor sí certidumbres y desde luego dignidad. Y ello independientemente de que sus resultados de hoy no sean seguros, pudiendo ser modificados mañana; independientemente de que podamos pensar que nunca será capaz de responder a la pregunta de "¿Por qué existe el mundo y las leyes que lo rigen?" Siguiendo los procedimientos científicos, seremos capaces de encontrar esas leyes, de desvelar, sin recurrir a ningún Dios, los caminos que siguió la energía primordial para convertirse en los seres que pueblan la Tierra, pero no de responder a esa vital pregunta, de la que se nutren, comprensible pero falazmente, las religiones. Parientes como somos, aunque lejanos, de seres como la humilde lombriz de tierra (nos lo enseñó Darwin) reconozcamos nuestras limitaciones.
En Madrid, Joseph Ratzinger también dijo que "sin Dios" sería arduo afrontar los muchos desafíos que plantea el mundo actual y "ser verdaderamente felices". Consistente con esta idea es la campaña en la que está empeñada desde hace tiempo la Iglesia católica para combatir el laicismo, al que ven como un gran mal. Pero el laicismo no es sino "la doctrina que defiende la independencia del hombre o de la sociedad, y más particularmente del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa". ¿Por qué esto es repudiable? ¿Piensa Ratzinger, y el cardenal Rouco, que ellos tienen el monopolio de virtudes como la solidaridad, la compasión o el ansia de justicia? Espero que no, porque ofendería a quien escribe estas líneas, que aun llamándome a mí mismo, con orgullo, laico, comparte algunos de los valores morales históricos que honran la confesión católica. Su insistencia en combatir el laicismo suena a mera lucha por el poder.
Aplicar la ciencia al bienestar humano implica sin duda incertidumbres. Puede, por ejemplo, llevarnos a introducir procedimientos eugenésicos, que yo, como Ratzinger, repudio, pero también a suministrar la información para que una persona decida si desea una muerte digna, posibilidad que yo defiendo. En los convulsos océanos de la biomedicina moran intervenciones rechazables en nuestros códigos genéticos al lado de mecanismos de ingeniería genética que acaso pronto -ya están comenzando a hacerlo- ofrezcan no ya un futuro mejor, sino simplemente un futuro a, por ejemplo, los llamados niños burbuja.
Por eso mi consejo a esos jóvenes que con tanto entusiasmo y atención escucharon al Papa en Madrid es que no olviden evaluar todo tipo de respuestas y tradiciones recibidas, incluso aquellas que les ofrezcan seguridades aparentes, el calor de un hogar en el que "siempre se encuentra refugio". Que recuerden aquello que Sócrates dijo a los atenienses que le condenaron a muerte, y que Platón legó a la posteridad en su Apología de Sócrates: "Una vida sin examen no es una vida digna para el hombre".


Texto extraído de El País. Autor: José Manuel Sánchez Ron


jueves, 22 de septiembre de 2011

R.E.M. sella el final de una época del rock alternativo

R.E.M.

"Un hombre sabio dijo: la gran habilidad para ir a una fiesta es saber cuándo es el momento de irse", dijo anoche Michael Stipe en un comunicado colgado en la web de R.E.M. con el que se anunciaba la separación tras 31 años de la banda que lidera. Eran cuatro párrafos, uno firmado por todo el grupo, y los otros tres por Mike, Michael y Peter. Es decir, por el bajista Mike Mills, el cantante Michael Stipe y el guitarrista Peter Buck.

La verdad es que hacía ya bastantes años que R.E.M. habían perdido la trascendencia cultural que una vez tuvieron. Que fue enorme. Son la banda básica para entender el acceso del rock alternativo a los estadios. No solo lo lograron antes que nadie -en 1988, su quinto disco, Document, fue el primero de su carrera que vendió un millón de copias-, sino que tras firmar por la multinacional Warner consiguieron en 1991 convertirse en la banda de rock más importante del planeta con Out of time, su séptimo álbum. Y entretanto, nadie fue capaz de reprocharles nada.

Son los tres fundadores del grupo que continuaban después de que el batería Bill Berry abandonase el grupo en 1997, dos años después de sufrir un derrame cerebral en pleno concierto de la banda en Lausana, Suiza.

Inciden los cuatro en sus mensajes en los mismos argumentos: son amigos y siempre lo serán; han llegado mucho más lejos como banda de lo que nunca imaginaron y ahora se sienten sin ganas de continuar porque ya no saben que hacer. Estarían engañando a sus fans. Tras tanto tiempo juntos no es fácil, pero es lo único honrado. "Es el momento de hacerlo", concluye Mike Mills.

Se les considera los creadores de un modelo, el de la gestión inteligente del éxito. De un éxito conseguido sin concesiones artísticas, que la mayoría de las bandas alternativas que les siguieron quisieron imitar. Fueron el modelo de Sonic Youth, de Radiohead y de Nirvana. Cobain estaba obsesionado con ellos, envidiaba la aparente facilidad con la que Stipe manejaba la fama.

Hay que entender que R.E.M. nació a principios de los ochenta. Eran un grupo de rock estadounidense cuando lo que se llevaba era el pop británico de Wham!, Culture Club o Duran Duran. Frente a la frivolidad, los sintetizadores y el pop de colorines ellos apostaban por las guitarras cristalinas del folk pop de los sesenta, las letras crípticas de Stipe y el compromiso político. Pioneros del rock de buenas intenciones, pregonaron las virtudes de la ecología con una oficina sostenible en su ciudad, Athens, una urbe universitaria del Estado de Georgia en la que siempre mantuvieron su cuartel general. Se aseguraron de mantener el control creativo sobre su obra, en una época en la que los grandes eran marionetas de sus sellos, tomaron partido por los demócratas en medio de la era Reagan, eran pacifistas y mantenían un estrecho contacto con sus fans.

Este es un modelo que ahora resulta familiar, pero que ellos crearon. Cuando el resto de las bandas de éxito, ya fueran Van Halen o Whitney Houston, aprovechaban sus primeros beneficios para comprarse un descapotable, ellos lo usaron para contratar un abogado que defendiera sus derechos. Cuando triunfaron con Out of time, el disco que contenía su gran éxito Losing my religion, y otros cuatro sencillos y vendió 16 millones de copias, aseguraban que lo que les había guiado era crear un clásico. Y todo el mundo les creyó y les aplaudió. Eran honrados y decentes.

Con el éxito, el ambiguo Stipe salió del armario y se convirtió en un personaje del corazón. Buck, la otra mitad creativa, se dedicó a producir a bandas pequeñas, esos "grupos de chicos de 19 años que quieren cambiar el mundo", de los que habla en su comunicado. Las ventas eran decentes, sacaban un álbum cada dos años que no era muy bueno, pero tampoco malo, giraban y, finalmente, se convirtieron en unos señores de 50 años que hacían música intrascendente. Su último disco, Colapse into now, se publicó en primavera. Era posiblemente su mejor esfuerzo de la última década. Ahora preparaban el enésimo recopilatorio, que será póstumo.

Discografía
- Murmur (1983)
- Reckoning (1984)
- Reconstruction (1985)
- Lifes rich pageant (986)
- Document (1987)
- Green (1988)
- Out of Time (1991)
- Automatic for the people (1992)
- Monster (1994)
- Up (1998)
- Reveal (2001)
- Around the sun (2004)
- Accelerate (2008)
- Collapse into now (2011)


Texto extraído de El País. Autor: Iñigo López Palacios
Vídeo extraído de Youtube

miércoles, 21 de septiembre de 2011

El director de Al-Jazeera dimite tras la publicación de los cables de WikiLeaks



El 11 de septiembre se filtró en varias webs el contenido del cable bajo el título de Doha. En el mismo se revelaba cómo los funcionarios de Estados Unidos solicitaban la eliminación de contenidos “molestos” en la web de Al-Jazeera. El cable iba más allá, ya que el contenido indicaba que el director general del medio, Wadah Khanfar, se había reunido con el gobierno de Estados Unidos aceptando los términos que se le pedían y eliminando y alterando los contenidos del sitio. Wadah Khanfar acaba de presentar su dimisión hace unas horas.
La renuncia en su puesto tras ocho años en la red significa que aunque de forma velada, ya que ha afirmado que su renuncia estaba pactada hace un mes, los documentos mostrados en el cable son totalmente ciertos y por tanto Estados Unidos habría estado manipulando Al-Jazeera desde el año 2005, momento en el comenzaron las reuniones.
La filtración del cable emitida en el 2010 indicaba que Khanfar estaba en constante contacto con las Agencias de Inteligencia de Defensa en Estados Unidos en respuesta a las quejas sobre la cobertura negativa que se hacia. En el mismo, Khanfar prometía rebajar la intensidad de lo que se decía en la web.
Uno de los ejemplos claros de los modos de actuación de Khanfar a raíz del problema que presentaba Estados Unidos aparece en el cable tras la publicación de un artículo en la web sobre varios testimonios en vivo. El artículo mostraba a 10 testigos que narraban como actuaban las fuerzas militares de Estados Unidos en Irak. Khanfar, según el cable, había “echado un vistazo a la obra” y eliminado dos imágenes de niños heridos en camas de hospital y la de una mujer gravemente herida en su rostro.
La noticia de hoy amanece con un comunicado del medio donde afirman que el director había expresado en el mes de julio su intención de dimitir y que su reemplazo se había organizado el mes pasado para asegurar una transición sin problemas. El cable filtrado no se menciona en ningún momento aunque parece que la dimisión ha “coincidido” con la información de WikiLeaks.
Por su parte el director del medio se ha dirigido a través de su cuenta de Twitter justificando su dimisión y alegando que la red necesita una renovación y un cambio. También ha respondido a quienes vinculan la renuncia con el cable diciendo que “me he entretenido mucho con todos los rumores de mi renuncia”.
Sea como fuere, parece bastante claro que existe conexión clara entre los cables filtrados y la postura adoptada por el director. Por encima de la renuncia, la divulgación del cable y la temprana “respuesta” de Khafar dejan en muy mal lugar a un medio como Al-Jazeera y la reputación que había obtenido hasta entonces. Por último, constatar una vez más el modo de actuación de Estados Unidos en la red aplicando métodos de coacción en cualquier tipo de ámbitos. Claro que quizá nunca nos hubiéramos imaginado que la mano del gobierno se encontraba en el interior de un medio como Al-Jazeera.
Extraído de ALT1040. Autor: Miguel Jorge

viernes, 16 de septiembre de 2011

La estrella que no debería existir

Descubro gracias a la web del European Southern Observatory (ESO) el trabajo de un grupo de astrónomos liderados por Elisabetta Caffau que apareció publicado en Nature a principios de mes. El trabajo lleva por título An extremely primitive star in the Galactic halo. En él nos hablan de una estrella primitiva, pero lo curioso es que esa estrella no debería estar ahí. Antes de conocer algo más de esa estrella debemos saber que son los metales (en términos astronómicos) y que es la metalicidad de una estrella, para ello vamos a tener que retroceder a los primeros instantes del Universo.

Empecemos por el término “metales”. En astronomía se llama metales a todos los elementos de la tabla periódica más pesados que el helio. El elemento más ligero es el hidrógeno el siguiente de mayor peso es el helio. Del siguiente elemento en adelante son metales siempre y cuando estemos hablando en un contexto astronómico. Ahora podemos preguntarnos ¿de dónde han salido todos los metales? La respuesta es, de las estrellas.

Al principio del Universo poco después de ese instante que hemos denominado Big-Bang se generaron los elementos más ligeros, es decir, hidrógeno, helio y una pequeñísima cantidad de litio. A partir de estos elementos se formaron las primeras estrellas. Como sabéis para que una estrella sea tal, en su núcleo se tiene que dar reacciones de fusión nuclear, o lo que es lo mismo, en el núcleo de la estrella el hidrógeno se une para formar helio, pero esto es solo una de las fases por las que pasan los núcleos de las estrellas, con el tiempo se van produciendo elementos más pesados, como el carbono el oxígeno, etc., es decir, los metales son un producto de la actividad de los núcleos de las estrellas.

Las estrellas no duran para siempre, y al final de sus días explotan en forma de novas o supernovas, esto conlleva que todos los metales que se han generado en su interior inunden el espacio interestelar. Con el tiempo, de los desechos de unas estrellas se van formando otras, que lógicamente ya no sólo tendrán hidrógeno, helio y litio sino que también contendrán metales dado que se han formado a partir de los restos de las explosiones de otras estrellas.

La metalicidad de una estrella no es más que la relación entre la masa total de los metales que contiene la estrella y la masa total de la estrella, normalmente se representa mediante la letra Z. Dado que las primeras estrellas no contenían metales, o si acaso alguna cantidad despreciable de litio, podemos decir que su metalicidad era cero, según pasa el tiempo, las estrellas nuevas van teniendo una mayor metalicidad, así que conociendo la metalicidad de una estrella podemos saber a que época pertenece, las de más lata metalicidad serán las más nuevas y la de menor metalicidad serán las más antiguas.

Ahora ya estamos en condiciones de hablar de SDSS J102915+172927, sí, este es el nombre poco romántico que tiene la estrella que ha estudiado el equipo de Elisabetta. La estrella se encuentra en la constelación de Leo, esto lo único que quiere decir es que si desde la Tierra miramos hacia la zona del cielo de la constelación de Leo, en esa zona es donde podemos encontrar a nuestra protagonista. Para ser exacto la estrella se encuentra en el halo de nuestra galaxia, es decir, está fuera del plano de la misma donde se encuentran los famosos brazos espirales. Aprovecho para recordar que nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene forma de espiral barrada.

La protagonista de esta historia es una estrella de una metalicidad muy baja, de hecho, solo se ha detectado que contiene algo de calcio, así que estamos ante una estrella muy antigua, es más, su metalicidad es tan baja que podemos estar ante una de las estrellas más viejas que hemos observado nunca. La otra sorpresa es que no contiene nada de litio, lo cual nos deja con una pregunta interesante ¿qué ha pasado en la estrella para que no contenga nada de litio?

Pero las incógnitas despertadas por la estrella de marras no acaban ahí. No solo tiene una baja metalicidad sino que además es una estrella de muy poca masa, demasiado poca. Según el conocimiento actual sobre la formación estelar, estrellas como estás no se podrían haber formado dado que las nubes de gas de las que proceden tenían que tener poca masa, tan poca que no deberían haber podido colapsar para dar lugar a la estrella. Resumiendo, según nuestro conocimiento actual SDSS J102915+172927 ¡no debería existir! Elisabetta Caffaulo expresa como sigue la sorpresa que ha sido el descubrimiento, las declaraciones se recogen en la web del ESO:

Es sorprendente haber encontrado por primera vez una estrella en esa zona prohibida, esto implica que tendremos que revisar algunos de los modelos de formación estelar.


Y así, una vez más, estamos ante un ejemplo de como avanza la ciencia. Vemos como nuevos trabajos encuentran fallos en nuestras teorías que nos obligan a reformularlas o en caso drástico a descartarlas. Algunos consideran que este continuo cambio pone en pie de igualdad todo, piensan que todas las idea son igual de validas, caen en un relativismo. Pero la realidad es que simplemente están confundiendo el carácter progresista de la ciencia con una supuesta incapacidad congénita de la misma para explicarnos el Universo.

Image SDSS J102915+172927 credit:ESO/Digitized Sky Survey 2

Ismael Pérez Fernández.


Sacado de la web Homínidos
Autor: Ismael Pérez Fernández