lunes, 3 de octubre de 2011

El peligro de una crisis en China

Fuente: lainformacion.com
Moises Naím publica hoy en el País un interesante artículo alrededor del cual se ha creado un debate sobre las consecuencias de que la crisis se deje notar en un país tan grande y de tal peso económico como es China. Con un sistema político alejado de el de las democracias occidentales, dictatorial y represivo, las posibilidades de la aparición de revueltas sociales no son para nada descartables. Unas revueltas que podrían contenerse mientras el país disfrute de bonanza económica, pero que pueden surgir si comienza a sufrir seriamente el contagio de la crisis en Europa y Estados Unidos. Naím expone diversas causas, no solo económicas, por las que pudiera de alguna forma encenderse la chispa del desorden. Y entre ellas no es menos importante la ecológica, habida cuenta de los mensajes ciertamente alarmantes de contaminación de todo tipo que nos llegan de China (información que ya ha pasado por filtros de censura, todo hay que decirlo, por lo que puede ser la "punta del iceberg" de una situación mucho más grave). Hace un tiempo leí un artículo sobre la contaminación de los ríos en China que era realmente preocupante. 



Y no es menos grave el desorden social que puede originarse a partir de las expropiaciones forzosas que, según Naím, son moneda común en China, sin contraprestación económica de ningún tipo. Los campesinos pierden sus tierras y son forzados a trasladarse a las ciudades, donde les espera una situación de pobreza insostenible. Porque otra de las lacras que parece estar arrastrando China es el aumento de las desigualdades (en un país que se las da de comunista), existiendo cada vez más una distancia mayor entre los más pobres y los más ricos. Da la sensación de que en China está entrando a espuertas el Capitalismo, pero para nada la Democracia, y eso puede dar lugar a una situación poco sostenible, con alteraciones sociales cada vez más frecuentes, y quizá con una revolución social parecida a la de la Primavera Árabe de comienzos de año, pero con la diferencia de que en este caso no hablamos de países "pequeños" poblacionalmente, como Libia o Túnez (y con poca influencia internacional a nivel global) sino de un grandísimo país, el más poblado de La Tierra, y con un peso económico tremendo (la segunda economía tras Estados Unidos). La situación que propone Moises Naím puede no darse si China continúa creciendo, como viene haciendo en estas últimas décadas, a buen ritmo, pero si se ve contagiada por la situación mundial de crisis no es descartable que algunos de esos escenarios aparezcan. No hay que olvidar que la economía china se sustenta con la deuda del resto de países y con las exportaciones. Si el resto del mundo no puede pagarle, su economía podrá resentirse.

Para terminar dejo una conferencia de los TED Talk hablando precisamente de la situación en China, del futuro que se le abre a las jóvenes generaciones, y de la posibilidad que brindan Internet y las redes sociales para lograr que los derechos sociales se respeten en este país. Discurso de Yang Lan (subtitulado en inglés).

Publicar un comentario